Self-exaltation

10-27-2019Faith and FamilyLani Bogart

In today’s Gospel we hear the uncomfortable truth that we religious people are highly susceptible to self-exaltation.

Many of us believe ourselves to be involved in a “culture war” similar to the one the Pharisees struggled against. While we work to change our laws to be more aligned with our faith, we can become self-righteous. Do we look down on “sinners”, forgetting that we, too, are sinners in great need of God’s mercy? This parable serves as a warning to people like us, who come to Mass and write or read articles like this one in the parish bulletin. In our prayers and our participation in Mass, are we more aware of the sins of others than our own? Do we make the sinners around us feel like outsiders and judged?

Lord Jesus, forgive us for the times we have looked down on those whose sins are more obvious than our own.

La Auto-exaltación

En el Evangelio de hoy escuchamos la incómoda verdad de que nosotros, los religiosos, somos muy susceptibles a la auto-exaltación.

Muchos de nosotros creemos que estamos involucrados en una “guerra cultural" similar a la que lucharon los Fariseos. Mientras trabajamos para cambiar nuestras leyes para estar más alineados con nuestra fe, podemos llegar a ser justos. ¿Despreciamos a los “pecadores", olvidando que nosotros también somos pecadores con gran necesidad de la misericordia de Dios? Esta parábola sirve como una advertencia para personas como nosotros, que vienen a misa y escriben o leen artículos como este en el boletín de la parroquia. En nuestras oraciones y nuestra participación en la misa, ¿somos más conscientes de los pecados de los demás que de los nuestros? ¿Hacemos que los pecadores que nos rodean se sientan como extraños y juzgados?

Señor Jesús, perdónanos por las veces que hemos menospreciado a aquellos cuyos pecados son más obvios que los nuestros.

BACK TO LIST