Live a Life that Shines

01-26-2020Faith and FamilyLani Bogart

We hear so very often that God loves us, that he sent his Son to die for us, that there is nothing we can do to earn his love and that we are called to love others with the same love he gives to us.

Is it possible to hear this truth week after week and year after year without allowing God’s merciful love to penetrate our hearts? Is it possible to “know” God loves us and yet refuse to put Christ at the center of our lives?

What one thing can you do this week to help you live a life that shines?

It doesn’t do any good to say, “I’ll pray more,” unless you have a real plan in place. Where will I pray? When? For how long? Will I pray alone or with others? What if I forget? How will I get back on track?

Maybe you already pray a lot and feel called to add acts of service or to form a habit of studying God’s word. The point is to make a specific plan, follow through. It’s important that we don’t give up if something interrupts our plan. Each new morning is a new beginning.

A simple prayer: Lord Jesus, the fishermen responded promptly to You when they heard You preach. Please help me to be willing to stop everything and do the same when I hear You today.

Vive una vida que brilla

Escuchamos muy a menudo que Dios nos ama, que envió a su Hijo a morir por nosotros, que no hay nada que podamos hacer para ganarnos su amor y que estamos llamados a amar a los demás con el mismo amor que nos da.

¿Es posible escuchar esta verdad semana tras semana y año tras año sin permitir que el amor misericordioso de Dios penetre en nuestros corazones? ¿Es posible "saber" que Dios nos ama y, aun así, nos rehusamos a poner a Cristo en el centro de nuestras vidas?

¿Qué cosa puedes hacer esta semana para ayudarte a vivir una vida donde brille el amor de Dios hacia cada persona que conozcas?

No sirve de nada decir: "Rezaré más", a menos que tenga un plan real. ¿Dónde rezaré? ¿Cuando? ¿Por cuánto tiempo? ¿Rezaré solo o con otros? ¿Y si se me olvida? ¿Cómo volveré a hacerlo?

Tal vez ya oras mucho y te sientes llamado a agregar actos de servicio o a formar el hábito de estudiar la palabra de Dios. El punto es hacer un plan específico, seguir adelante. Es importante que no nos rindamos si algo interrumpe nuestro plan. Cada nueva mañana es un nuevo comienzo.

Una oración simple: Señor Jesús, los pescadores te respondieron rápidamente cuando te escucharon predicar. Por favor, ayúdame a estar dispuesto a detener todo y hacer lo mismo cuando Te escuche hoy.

BACK TO LIST