The Parts of the Mass: The Sign of the Cross

02-09-2020Faith and FamilyLani Bogart

Here we continue our series on the different parts of the Mass. Last week we discussed our part in the Procession. Today we look at:

The SIGN OF THE CROSS is the most ancient and basic Christian gesture. It sums up the two most important parts of our faith, 1. The Holy Trinity and 2. Jesus’ death on the cross for our salvation. As we make the sign of the cross, we mark ourselves with the sign of Jesus’ love for us and remind ourselves that we belong to the greatest communion of love; the perfect love that flows between the Father and the Son and the Holy Spirit. The sign of the cross tells us our deepest identity, a deeper identity than even the names given us by our earthly parents. When we know what the sign of the cross means, tracing it on our bodies is sincere prayer.

The GREETING is not just the priest speaking. It’s a dialogue between the priest and us, the people of God. The priest says, "The grace of the Lord Jesus Christ and the love of God and the communion of the Holy Spirit be with all of you" These words are from Paul’s second letter to the Corinthians and express our belief in one God who is Father, Son and Holy Spirit. This blessing is also a sign that the Church is gathered for an important action.

When we answer the priest, “and with your Spirit” we recognize that the priest acts in persona Christ or in the person of Christ. It’s actually Christ who is calling down the grace of the Trinity upon us. It’s the perfect beginning to Mass.

Las partes de la misa continuaron

Aquí continuamos nuestra serie sobre las diferentes partes de la Misa. La semana pasada discutimos nuestra parte en la Procesión. Hoy nos fijamos en la SEÑAL DE LA CRUZ y el SALUDO.

LA SEÑAL DE LA CRUZ es el gesto Cristiano más antiguo y básico. Resume las dos partes más importantes de nuestra fe, 1. La Santísima Trinidad y 2. La muerte de Jesús en la cruz para nuestra salvación. Al hacer la señal de la cruz, nos marcamos con la señal del amor de Jesús por nosotros y nos recordamos que pertenecemos a la mayor comunión de amor; El amor perfecto que fluye entre el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo. El signo de la cruz nos dice nuestra identidad más profunda, una identidad más profunda que incluso los nombres que nos dieron nuestros padres terrenales. Cuando sabemos lo que significa la señal de la cruz, trazarla en nuestros cuerpos es una oración sincera.

El SALUDO no es solo el sacerdote hablando. Es un diálogo entre el sacerdote y nosotros, el pueblo de Dios. El sacerdote dice: "La gracia de nuestro Señor Jesucristo y el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes". Estas palabras son de la segunda carta de Pablo a los Corintios y expresan nuestra creencia en un Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esta bendición también es una señal de que la Iglesia está reunida para una acción importante.

Cuando respondemos al sacerdote, “y con tu Espíritu” reconocemos que el sacerdote actúa en persona Cristo o en la persona de Cristo. En realidad, es Cristo quien invoca la gracia de la Trinidad sobre nosotros. Es el comienzo perfecto para la misa.

BACK TO LIST