The Prayer After Communion, The Final Blessing, and the Dismissal

09-13-2020Faith and FamilyLani Bogart

Our series on the Mass concludes with three final parts: the PRAYER AFTER COMMUNION, the FINAL BLESSING, and the DISMISSAL.

The PRAYER AFTER COMMUNION prayed by the priest asks that the graces of Holy Communion fill our lives. Our part is to think of a specific change we can make to cooperate more fully with these graces.

Next comes the FINAL BLESSING in which our Lord, present in the person of the priest, blesses us. This sometimes also includes a special blessing for the day, like a blessing for moms on Mother’s Day or a blessing of Catechists on Catechetical Sunday. Our part is to receive the blessing of Christ to strengthen us in living as His Body.

Lastly is the DISMISSAL. These parting words are spoken by the Deacon who encourages us to “Announce the Gospel of the Lord” to others beyond the walls of the church building. As we consider with whom we will share the Gospel message we remember we have received everything we need to be faithful to our mission and respond, “Thanks be to God!”

La oración después de la comunión, La bendición final y La despedida

Nuestra serie sobre la Misa concluye con tres partes finales: la ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN, la BENDICIÓN FINAL y la DESPEDIDA.

La ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN rezada por el sacerdote pide que las gracias de la Sagrada Comunión llenen nuestras vidas. Nuestra parte es pensar en un cambio específico que podamos hacer para cooperar más plenamente con estas gracias.

Luego viene la BENDICIÓN FINAL en la que nuestro Señor, presente en la persona del sacerdote, nos bendice. Esto a veces también incluye una bendición especial para el día, como una bendición para las mamás en el Día de las Madres o una bendición para los Catequistas el domingo de catequesis. Nuestra parte es recibir la bendición de Cristo para fortalecernos en vivir como Su Cuerpo.

Por último está la DESPEDIDA. Estas palabras de despedida las pronuncia el diácono, quien nos anima a “anunciar el Evangelio del Señor” a otros más allá de los muros del edificio de la iglesia. Al considerar con quién compartiremos el mensaje del Evangelio, recordamos que hemos recibido todo lo que necesitamos para ser fieles a nuestra misión y responder: "¡Demos gracias a Dios!"

BACK TO LIST